Categorías del Menú

Publicado por Activado Jul 25, 2015 en Blog

ECOS DE LA XXI- ASAMBLEA DE DELEGADOS ESPAC

ECOS DE LA XXI- ASAMBLEA DE DELEGADOS ESPAC

(Diócesis de La Dorada-Guaduas, julio de 2015)

¿Cómo hacer discípulos-misioneros de Jesucristo a nuestros bautizados?

Con la asistencia y la activa participación de 52 Delegados de otras tantas circunscripciones diocesanas de Colombia, la ESPAC realizó su XXI-Asamblea General, en la Diócesis de La Dorada-Guaduas, los días 17 a 20 de julio. El éxito de este Encuentro se fundamentó en la muy gentil acogida del Señor Obispo de la Diócesis, Monseñor Oscar Aníbal Salazar Gómez y en la cuidadosa organización del mismo por parte de los padres Edwin Antonio Valencia, delegado diocesano para la catequesis, y Misael Castaño, párroco de la Catedral y Vicario de Pastoral de la misma Diócesis. Pero lo sustancial, el plato fuerte del banquete fue servido magistralmente por los padres Diego Cardona Henao rector del Seminario Jesucristo Buen Pastor, y Nelson Jair Cardona, miembro del grupo de Superiores del Seminario. Ellos fundamentaron e iluminaron el enunciado y título del Encuentro con sendas ponencias sobre el Ver, Juzgar y Actuar de nuestra realidad eclesial al respecto, y sobre el Celebrar y Evaluar de la metodología ESPAC, en su propósito de hacer discípulos misioneros de Jesucristo a nuestros bautizados. De otra parte, el Excelentísimo Monseñor Daniel Caro Borda, Obispo de la Diócesis de Soacha, en genial exposición pastoral, presentó la metodología del Documento de Aparecida para la formación de discípulos-misioneros, y la espiritualidad de Evangelii Gaudium al respecto. Dentro de estas perspectivas, los trabajos en grupo de los Delegados concluyeron con el siguiente

 

MANIFIESTO:

Nosotros, Delegados de nuestros obispos para la ESPAC, corresponsables con ellos, con nuestros presbiterios, los religiosos y los laicos, de la formación de catequistas en las diócesis que han adoptado el paradigma “ESPAC”, reunidos en la XXI-Asamblea Nacional de Delegados Diocesanos, miembros activos de una Iglesia que se reconoce necesitada de conversión y de búsqueda constante del camino original del Evangelio, aleccionados por el Documento de Aparecida en lo atinente a la catequesis y a la misión, y dóciles a las enseñanzas del Papa Francisco en su encíclica Evangelii Gaudium, después de haber reflexionado y deliberado sobre el mandato de Jesucristo a sus Apóstoles: “Vayan y anuncien el Evangelio, enséñenlo y hagan discípulos míos en todas las naciones”, hemos optado por impulsar y llevar a buen término, con el poder del Espíritu Santo y la protección maternal de la Virgen María, lo acordado en los siguientes numerales:

  1. Impulsar el modelo catequístico de iniciación a la vida cristiana propuesto por el RICA con la metodología asumida por la ESPAC, a partir del kerigma que suscite y favorezca la conversión a lo largo de un proceso de carácter catecumenal, privilegiando la unidad de los sacramentos de iniciación y valorando la dimensión mistagógica de la catequesis como culminación de la celebración de los misterios de la fe.
  2. Asumir el catecumenado bautismal para los no bautizados y el post-bautismal para los bautizados nos suficientemente iniciados o que quieran crecer en su vida de fe, en consonancia con los establecido en el Ritual para la Iniciación Cristiana de Adultos y las disposiciones al respecto en nuestras Iglesias particulares.
  3. Continuar trabajando, con redoblado empeño, porque la catequesis supere, en nuestras diócesis y parroquias, la costumbre de sacramentalizar sin un proceso previo de conversión a Jesucristo y de una adecuada iluminación de la fe, en orden a hacer de nuestros bautizados auténticos discípulos misioneros de Jesucristo, a partir de la celebración consciente y responsable de los sacramentos de iniciación a la vida cristiana.
  4. Dinamizar la catequesis permanente para los bautizados ya iniciados, con procesos de crecimiento en la fe, y para la formación de agentes especializados en las diferentes áreas de la pastoral.
  5. Propender porque la parroquia sea una comunidad de comunidades evangelizadoras, catequizadoras y misioneras.
  6. Formar catequistas que sean verdaderos testigos de Jesucristo, comunicadores del Evangelio, educadores de la fe, acompañantes de discípulos, mistagogos y promotores de comunidades eclesiales.
  7. Intensificar la formación de catequistas con la metodología ESPAC dentro del contexto comunitario, cultural, social, religioso, político y económico de los catequizandos, para la inculturación de la fe en esos ambientes.

Las Directivas ESPAC y los Delegados participantes en este Encuentro, agradecemos de corazón a Monseñor Aníbal Salazar Gómez, a Monseñor Daniel Caro Borda y a cuantos trabajaron por promover, organizar, solemnizar y llevar a feliz término la XXIª-Asamblea de Delegados ESPAC. Quiera el Buen Pastor continuar suscitando y formando en nuestras diócesis y parroquias, discípulos misioneros para la causa del Reino, como lo hizo Él desde Galilea hasta Jerusalén; quiera la Virgen María, Estrella de la Nueva Evangelización, cubrir con su manto nuestra labor y la acción de nuestros catequistas.