Categorías del Menú

Desarrollo del proceso


1. Los encuentros.

Designamos con el nombre de “Encuentro” cada uno de los momentos y actividades dentro del Proceso en los que los catequistas se “encuentran”: con Dios, a través de la oración personal y en la vida sacramental; consigo mismos en la oración, la reflexión y el estudio personal; con el grupo en el estudio comunitario, y con la comunidad en la acción pastoral.

2. El Retiro kerigmático.

El Retiro es el punto de partida y la base sólida del poceso. En el Retiro, el aspirante a ser catequista, descubre el amor salvador de Dios que lo invita a la conversion personal y a la adhesión a Jesucristo mediante la respuesta personal de su fe.

3. El Proyecto de Vida

es un proceso de conocimiento profundo de la propia persona, una toma de conciencia de los propios valores y la adopción de unos propósitos en orden a trabajar por estructurar en sí mismo el perfil de un auténtico discípulo y misionero de Jesucristo. El Proyecto de Vida, una vez consignado por escrito, es actualizado y evaluado permanentemente a medida que el aspirante avanza en su proceso mediante el estudio de los Módulos en las cuatro etapas y los encuentros con Dios en la oración, con el grupo en el estudio comunitario, con el párroco en la asesoría y dirección espiritual y con los catequizandos en la práctica catequística.

4. Matrícula.

Concluído el retiro kerigmático y el Proyecto de Vida, el futuro catequista está motivado para hacer una opción consciente por Jesucristo y para iniciar el proceso de formación que le propone la ESPAC. Es entonces cuando decide inscribirse dentro del número de los que escuchando la gracia de la vocación deciden seguir a Jesús como discípulos y futuros misioneros.

5. Los Módulos.

Los 26 Módulos, excepto los 4 Seminarios, tienen el siguiente esquema:

  • Título del Encuentro: designa el número y el título de cada encuentro.
  • Itinerario del Encuentro: traza el camino del encuentro, su contenido y los aspectos para la autoevaluación al finalizar el Encuentro.

 

 

1. Estudio Personal

Guiado por los itinerarios, el catequista dedicará el tiempo que se le indica para la escucha de la Palabra o Lectio Divina, la reflexión doctrinal sobre el tema, el compromiso personal y la investigación. Estas cuatro actividades le exigen al catequista un tiempo mínimo de dos a tres horas, continuas o duscontinuas, y puede realizarlas en el lugar y a la hora que le resulte más conveniente, de acuerdo con las indicaciones que le dá la ESPAC acerca de cómo estudiar. Es este un trabajo de gran responsabilidad y de sincera honradez sin el cual le será imposible participar, luego, en el trabajo grupal y realizar el proceso dentro de la ESPAC. Comprende cuatro pasos:

  • La Lectio Divina hecha a partir del texto propuesto para el Encuentro y siguiendo los pasos: lctura ddl texto, meditación, contemplación, oración y propósito.
  • La Reflexión sobre el tema o estudio del marco doctrinal del Encuentro.
  • La investigación permite al catequista ir conociendo progresivamente la realidad sociorreligiosa y moral de la parroquia, sus causas, sus efectos, sus tendencias y la respuesta pastoral que individualmente y en grupo los catequistas deberán dar a la realidad investigada. La acumulación de las investigaciones en el Cuaderno de investigaciones, brinda al catequista una visión panorámica de la realidad de la parroquia en orden a la elaboración de su Proyecto de Grado en la cuarta etapa del proceso.
  • El compromiso personal resultante de la Lectio divina, de la Reflexión sobre el tema y de la Investigación, requiere por parte de cada uno un seguimiento que debe ser consignado por escrito en el “Diario personal del catequista”. El compromiso personal puede ser, también, un aporte muy valioso para el compomiso del grupo y debe ser evaluado periódicamente por el catequista para garantizar su cumplimiento y enriqucer o reorientar su proyecto de vida.

 

2. Estudio en Comunidad

Es elemento esencial e imprescindible del proceso en la ESPAC; de su participación constante y activa dependen los créditos para el grado final.

Bajo la guía y moderación del coordinador del grupo y con la participación de los demás liderazgos, (el ambientador, el cronometrista, el animador y el evaluador), el Encuentro se realiza con los siguientes nueve pasos:

  • El canto es un subsidio de inmenso valor para la catequesis y para la pastoral en general.
  • La Lectio divina compartida o escucha de la Palabra en comunidad, es uno de los dos fundamentos esenciales de la formación bíblica de los catequistas; de la integración del grupo y de la estructuración de toda comunidad cristiana que son: la Palabra de Dios y la Eucaristía. La Lectio Divina permite descubrir el plan de Dios sobre la vida de cada uno y del grupo, conduce a la conversión, a la intimidad con Dios y al testimonio.
  • La lectura patrística y la lectura de los documentos del Magisterio de la Iglesia son partes integrantes de la Tradición viva de la Iglesia que junto con la Sagrada Escritura, contienen la Revelación que debe conocer y hacer vida todo catequista.
  • Las dinámicas de grupo miran a la integración socio-afectiva del grupo y ayudan al mejor conocimiento y aprecio de sus integrantes;
  • Las técnicas de grupo son subsidios para la mejor comprensión y asimilación de la temática del encuentro y maneras de trabajar metodológica y didácticamente los diferentes temas.
  • La puesta en común de la investigación es un momento importante del estudio en comunidad por cuanto lleva al grupo a sacar conclusiones sobre las urgencias pastorales de la comunidad y las acciones que se deben adoptar. La investigación, debatida en común, ayuda a los catequistas a realizar una catequesis adaptada a la realidad socio-cultural de los catequizandos. El conjunto de las investigaciones consignadas en el cuaderno de investigaciones, es un recurso de gran valor en el momento en que el catequista debe hacer su “Proyecto de grado”.
  • La síntesis del encuentro facilita retener en la memoria lo fundamental del contenido doctrinal del Encuentro para su autoevaluación posterior.
  • El compromiso de grupo, como expresión de una espiritualidad de comunión y participación, lleva al grupo a orientar, de manera concreta, su acción misionera sobre la comunidad parroquial.
  • La coevaluación, la heteroevaluación y la autoevaluación

    permiten constatar los progresos o deficiencias en el desarrollo del proceso individual y/o comunitario para dinamizarlos o reorientarlos.

 

6. El Manual del Catequista

Es el instrumento del saber hacer pedagógico del catequista y una ayuda para llevar a la práctica lo estudiado y vivido en cada uno de los 120 Encuentros de los treinta Módulos, con la metodología de ver, juzgar, actuar, evaluar y celebrar. Contiene material para las catequesis de iniciación con adultos y para catequesis con niños de 7 a 12 años, así:

  1. Bajo el título “36 pasos por el camino de la iniciación cristiana de adultos”, el Manual contiene la exposición catequística de lo que la ESPAC entiende como proceso de iniciación en la fe de adultos no bautizados; de bautizados alejados de la práctica de la vida cristiana que buscan acercarse, descubrir los contenidos de la fe y vivirla en los sacramentos de iniciación; y de padres y padrinos que piden los sacramentos de iniciación para sus hijos menores.
  2. Bajo el título “36 pasos por el camino de iniciación cristiana de niños”, el Manual ofrece una serie de 36 catequesis que, a partir de los valores humanos familiares, sociales y ambientales, conducen a los niños por el camino del discipulado cristiano al sacramento de la penitencia y a la primera Eucaristía.